El Bandido Quemado-1 [2/3]

Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Rek'thal el Vie Nov 28, 2014 1:34 am

Pescados, sal, vino y sudor. La fragancia de Balfonheim era el típico perfume que se puede esperar de cualquier puerto, y aún el más grande de Ivalice no escapaba a los estereotipos. A Rek'thal sólo le bastaron dos pasos más allá del arco de la entrada para asegurarse de que su misión sería como encontrar un grano de arena especial en el desierto. Un desierto lleno de apestosos navegantes y apestosos mercaderes vendiendo sus apestosas baratijas. Respiró. A pesar de todo, el sabor del mar en la nariz reconfortaba. La frescura del mundo exterior no había perdido ese toque de aventura que le descubriera al abandonar los barrios bajos. Se adentró.
La tarea no era difícil: El Bandido Quemado robó la muñeca favorita de la hija de un noble de Dalmasca y el precio de su cabeza había pasado de diez mil giles a cuarenta mil. Nada mal por un pedazo de tela con forma humana. Nada mal para un hombre que se había hecho famoso de la noche a la mañana y cuyas hazañas-desparramadas como azúcar en la mesa a lo largo de poco más de seis meses-iban desde el hurto de caravanas de Bhujerba hasta unas supuestas joyas del baúl secreto en el palacio de Rabanastra. ¿Había cometido todos esos crímenes? Quién sabe. A Rek'thal no le importaba. Tampoco le importaba el dinero en sí, ni la gloria del logro. Era la aventura, sencilla y llanamente, el éxtasis de la persecución, el frenesí de la batalla donde los huesos se rompen y la carne se rasga con la fragilidad de la muerte cercana. Y la muerte, musa mayor, siempre estaba presente. No se trataba de cuánto podía acercarse a ella sino de en cuántos momentos podía sentirla. Cada vez que lo hiciera, sabría que realmente estaba apostando el pellejo. Eso era la aventura. Eso era la dicha.
Avistó a lo lejos una fachada descuidada. La jarra de vino dibujada en una tabla le advirtió su significado. Se detuvo y contempló la puerta: Astillada, los goznes algo salidos y una flor moribunda en la ventana que supuestamente debía tratar de agregar algo de vida a esa obscenidad ebria que desprendían sus paredes. Como sea. Estaba de más cuestionar las apariencias de tan lujoso establecimiento. Rek'thal entró, acomodándose el Estam en su espalda. Los caza recompensas, el alcohol, los mal entendidos y las peleas iban de la mano. No había que ser un genio para saberlo. La puerta se cerró escandalosa detrás. Adelante, sólo quedó la oscuridad de los borrachos.

Alguien se lamentó por Emma, alguien le pidió disculpas a otro y una voz ronca y somnolienta exigió otra pinta de fresca. El bar estaba escasamente iluminado, sólo unas lámparas de fuego violáceo colocadas aquí y allá en esquinas azarosas permitían atravesar la densa nube negra en que los marineros se embriagaban de alcohol y recuerdos. Había pocas mesas disponibles y sobre la más cercana un desmayado roncaba como en casa, suelto el brazo sobre el borde, que iba y venía como péndulo. La baba de sus labios dibujaba una fina caricatura espesa. En la pared opuesta estaba la barra, atendida por un recio tabernero de rostro firme y austero. Una barba rasposa se insinuaba en sombras y una cicatriz le cruzaba la mejilla derecha. Tenía los ojos de quien no está dispuesto a soportar la más mínima molestia. Fue la primera opción de Rek'thal y, con un rápido vistazo en derredor, la única, entendió. Caminó tranquilo, desinteresado. Siempre los bares estaban llenos de pillos que esperaban la chance de lanzarse sobre una presa incauta o de robarle el botín al tonto que fuera tan desprevenido como para compartir más información de la necesaria. Cuando llegó a la barra se sentó. Su cola quedó alargada sobre el taburete, meciéndose de derecha a izquierda con una gracia casi infantil.
-¿Qué te sirvo?-preguntó el tabernero mientras el choque de unos vidrios denunciaba su acomodo de botellas debajo.
-Jugo de cactuar rojo-respondió. No lo iba a atontar pero tampoco lo iba a dejar como un marica que entra al reino de los hombres para tomar la teta de la madre. Las impresiones son fundamentales en ciertos negocios.
-¿Algo tan picante?
-Sólo para los hume y en su piel. Los bangaa tenemos otra manera de sentir las cosas...
-Si tú lo dices.
El tabernero sirvió en un vaso de vidrio sucio sin prestarle mucha atención para luego despacharlo como quien se libra de una pelusa y sigue con lo suyo.
-¿Día agitado?-preguntó Rek'thal buscando la puerta de la charla.
El tabernero extendió los brazos, señalando a los seis borrachos que hacían de las suyas por el bar.
-¿Te parece?-replicó ofendido.
Tomó otro sorbo. Las conversaciones no eran lo suyo. Lo sabía, pero no dejaba de intentarlas. Suspiró.
-Estoy buscando a un amigo.
El tabernero lo miró, clavó en él una mirada de inspección que trataba de adivinar sus motivos. Estaba acostumbrado.
-Todos estamos buscando algo-contestó en una suerte de sentencia filosófica.
-Así se siente, ¿no?
El otro escupió a un costado. Rek'thal bebió lo que quedaba de jugo y pidió un relleno.
-¿Y cómo es tu amigo?-el murmullo del vaso llenándose era una cascada de melancolía.
-No muy alto, lo normal para un hume. Tiene la cara quemada del lado derecho. El idiota quiso hacerse el mago y le salió... un poquito mal.
-Cosa de locos, la magia.
-Ajá.
-¿Y qué te hace creer que sabría algo?
Rek'thal apuró el primer trago. El jugo le quemó la garganta y eso le bastó para entender que ya no debía beber más. Sintió el ligero hormigueo de sus miembros.
-Me mandó una carta hace una semana. Me dijo que la vida era buena en el puerto y que si quería probar algo de suerte podría acompañarlo. Me contó que todavía sigue tratando de vender esa muñeca...
El rápido movimiento de los ojos del tabernero bastó. Rek'thal se dio cuenta de que él sabía algo. Sus gestos no cambiaron, lo que delató una pericia para la mentira.
-¿Una muñeca?
-Sí. La ganó en una mano de cartas hace un mes y no puede deshacerse de ella. Supuestamente vale mucho dinero, pero hasta ahora no ha encontrado un mercader que lo piens--
Algo se movió atrás. El aire golpeó su cola, una brisa suave y direccionada, la brisa de alguien que se levanta y camina hacia un punto. El tabernero levantó su mirada por un instante para admirar más allá de él. Rek'thal recordó que los caza recompensas, el alcohol, los mal entendidos y las peleas iban de la mano. Aunque, en realidad, los caza recompensas iban de la mano con todo.


Última edición por Rek'thal el Dom Nov 30, 2014 4:38 pm, editado 2 veces
Rek'thal
Rek'thal


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue8/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (8/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Puño de Muerte
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Yango Razum el Sáb Nov 29, 2014 3:16 pm

Me había llegado información desde, ironicamente, Balfoheim. Sofía me dijo que a la hermana de una amiga refinada de ella le habían robado una muñeca, algo muy banal, y que pedían su cabeza como trofeo en su mansión. Ella no podía acompañarme por que aun seguía entrenando en Balamb su magia blanca. Asi que supongo que haré esta misión solo. Recabe toda la información que pude, pero entre todos, solo me han dado una pista: "El bandido tiene la cara quemada... interesante." Me decía mientras pensaba que no era Rojo o sus subordinados. Solo me quedaba un lugar donde buscar, y ese era... "El bar de Balfoheim... que fastidio de lugar
Entré y logré divisar, de entre todos los lugares disponibles, un Bangaa sentado en la barra. Veia entre las armaduras que poseia, un palo de Estam. Un alto monje algo... peculiar, pero no menos irritante que el resto dd los monjes del Monte Yaschas. En el instante en que me senté, vi como hanlaba con el tabernero. Y noté la conversación que mantenían... "¿Habrá venido por la mision tambien?"
Me mantuve al margen de la conversación hasta que menciono algo que me interesó bastante. Menciono a la muñeca que le habían robado a la niña. Casi instintivamente me senté al lado del Bangaa y comencé a entablar conversación:
-Oye amigo, tambien estoy buscando a ese tipo... ¿Puedes darme información mas detallada? - No paré de mencionar eso y seis tipos, algo ebrios, se acercaron a nosotros. Hablo un seeq que de apariencia, parecía mas una bola de cebo. En un instante ya estaba frente a mi.
-He, tio, q nosotro' llegamo' primero, asi que date el, piro... hic! - De una forma muy grosera. Obviamente, le conteste de lo mas atento hasta lo mas molesto.
-Oyeme amigo, acepte esta misión primero, tengo los papeles de la liga de taberneros en mi poder, así que o se largan, o los sacare yo. Que use cañones no quiere decir que no sepa golpear con mi puño. - Dije con mi mirada mas amenazadora. Una mirada de odio, que, graciosamente, no sabía que tenía... "Digo, despues de todo, si puedo ganarle a un gladiador desarmado, de seguro podré con estos borrachos" Dije mientras esperaba que se fuesen, no es la primera vez que peleo con alguien, y, para mi, será mas facil si están ebrios.
Yango Razum
Yango Razum


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue7/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (7/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Recarga
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Rek'thal el Sáb Nov 29, 2014 3:43 pm

El bangaa que se sentó a su lado parecía no estar dispuesto a concesiones. El seeq, ahogado hasta los pulmones de quién sabe qué alcohol desaforado, no le dio mucha importancia. La panza rebotaba mientras trataba de mantenerse en un precario equilibrio. Detrás, cinco incautos de la borrachera que alistaban los puños y tronaban los huesos pensando que ya estaba cantada la victoria y que, seguramente, dos lagartijas no serían un gran problema. Y el tabernero, retrocediendo unos pasos, se alejaba por la izquierda, deslizándose como iguana acobardada. La sonrisa de sus labios delataba la misma opinión. ¿Cómo sabía ese artillero-el fino olor a pólvora era una colonia inigualable-de la muñeca? ¿Tendría conexión con el Bandido Quemado? ¿O era otro caza recompensas? Lo emocionaba más la segunda. Los pocos recorridos que lograba hacer acompañado resultaban en batallas más que interesantes. Tenía las cicatrices para demostrarlo. Sólo esperaba que no fuera como en Ghiza. Ese desgraciado de Joahir...
No tuvo tiempo para pensar. La barriga del seeq se adelantó a la vez que su brazo trazó un arco en el aire. La ebriedad entorpecía todavía más los movimientos de una mole panzona con más carne en el estómago que en el cerebro. Las uñas se revelaron, apuntando a la cara del artillero. Rek'thal cortó la trayectora parando el brazo con el suyo. Su pie susurró un movimiento sin separarse del suelo y barrió el talón del seeq, que, antes de darse cuenta, perdía ante la gravedad y ante su propio peso. La mano de Rek'thal se apoyó en la cara y la empujó levemente. La madera estalló en astillas tan pequeñas como aquellas en las que el cráneo del seeq debió haberse fracturado. Un idiota menos no afectaba mucho al mundo. Ya no había tiempo para preguntarse por qué había intervenido. Los otros se alistaban, empuñaban dagas otrora escondidas y el vicio de la codicia en sus ojos no dejaba lugar a dudas. Era hora de pelear.
Rek'thal
Rek'thal


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue8/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (8/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Puño de Muerte
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Yango Razum el Sáb Nov 29, 2014 8:13 pm

El seeq, ya lento por el alcohol y el cebo que lleva por estomago, se apresuró en atacarme. En ese momento se me paso una sola cosa por la cabeza... "¿Por que no lo pueden hacer facil?" Mientras veia como sus zarpas se me acercaban a la cara. Yo me preparé para el contraataque, pero nada pude hacer, ya que el Bangaa sentado a mi lado se adelanto y con unos movimientos algo suaves, derribó al seeq, quien cayó al suelo por su propio peso. Acto seguido, presionó su cara contra el piso de madera, rompiendo no solo el piso, sino tamben la cara del pobre seeq. "Que... poder..." Se me pasó por la cabeza y de inmediato dije:
-Los monjes del Monte Yaschas no tienen tanto poder... ¿De donde eres? - Mientras veía algo asustado como corría sangre del seeq en sus ojos, nariz y boca. Su respiración, algo tenue, me hacía indicar que seguía vivo, pero probablemente no recuerde este día. Aunque sus compañeros no se iban a quedar así, sin vengar a su jefe, claro. Dos humes y tres seeq, algo menos cebosos que su lider comenzaron a gritar.
-¡Jefe! hic! -Dijo el hume del frente, quien saco una espada. Uno de los seeqs saco un hacha, en post de atacarme, sus movimientos, algo torpes, me hacían notar que aun seguian en estado de ebriedad. "A veces cuestiono por que ellos son mas listos que un bangaa..." Pensaba mientras se me venia a la mente un recuerdo lejano, uno vago en la que en una clase de Balamb, en la que decía que los bangaas, junto con los seeqs, tenían el coeficiente intelectual mas bajo en la historia de las razas, aunque tuviese razón en parte, yo si usaba mi cerebro. Cuando se me aproximaron, yo le desarme, golpeando fuerte con mi cañón al hume, aunque este sirva solo para disparar, un golpe cercano con el duele, mientras le lance mi cañón al seeq en la cara, y aproveche el momento para golpearle con mi puño, tambien en la cara. Se levantaron para volver por mas, pero estaba preparado. Tomé mi cañón del suelo una vez mas, lo use de ariete para volver a desarmarles y mientras estaban en el suelo, golpee al hume con la parte trasera de mi cañon en su area abdominal. Quedo inconsiente en el acto. Al sseeq, mas de lo mismo, solo que el golpe fue en la cara. Ambos inconsientes, vi como, con terror, me veian el hume y los dos seeqs que quedaban.
-¡M..m.. mierda! Jio me voi de aquí - Mientras el hume que quedaba salio lo mas rapido que pudo por la puerta principal
-Correcorrecorrecorre... *blerg* -Mientras uno de los seeqs corrio tan rapido, que tuvo que tapar su boca del vomito.
-Eto no se vha a quedar asi, peazo de escama'. Vamo' a volver con too' - Mientras los tres salieron corriendo como si hubiesen visto al mismo Bahamut. El Bangaa aun seguía a mis espaldas.
-Gracias, aunque cualquiera de los dos hubiese podido con esos seis. -Le dije miestras puse mi cañon a mis espaldas. Sentí, en ese momento, la necesidad de presentarme. Ya que habíamos batallado tan duro... pues.
-Soy Yango Razum, aunque mis amigos me llaman Yam. No quiero presumir, pero soy el artillero con la puntería más perfecta en todo el mundo. -Dije mientras levanté mi cañón. 
-Y ahora... ¿Quien eres tu? ¿Estamos bajo el mismo objetivo? Si lo deseas puedo darte derechos sobre la misión y repartirnos la recompensa mitad y mitad. - Le dije mientras esperaba una respuesta. La verdad, es que hoy me sentía sociable. Si no era, o al menos no es del Monte Yaschas, me agradaría trabajar con el. Es agradable tener compañía de otro de tu especie, en especial si no es de ese monte de presuntuosos y cobardes.
Yango Razum
Yango Razum


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue7/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (7/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Recarga
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Rek'thal el Dom Nov 30, 2014 4:38 pm

El artillero peleaba bien. Tenía ese toque que tienen todos los de su clase: La bravura y la explosión. No le tomó más que unos segundos despachar a dos de los borrachos que-aunque ebrios y algo tontos-hubieran sacado pitando a cualquier otro pasante. El resto huyó en una despavorida corrida. Era algo grato y divertido ver cómo sus patitas de pollo los acercaban a la libertad. Jurando venganza, claro. Siempre los suyos prometían la revancha, alguna trampa elaborada o justicia digna y merecida. Un bufido fue todo lo que Rek'thal se dignó a darles. Que vinieran cuando quisieran. No habría problemas en volver a patearles el trasero.
A su lado, el seeq yacía en el suelo, inconsciente. La sangre brotaba a ríos leves de su nariz y él se preguntaba cuánto daño realmente le había hecho. Sólo por curiosidad.
El artillero se acercó acomodando su cañón, un armatoste de acero brillante que acuciaba las ganas del disparo. Había escuchado que las armas de esos locos se asemejaban a seres vivos pero hasta ahora Rek'thal no lo había creído en verdad. La vista lo confirmó.
-Los monjes del Monte Yascha están más preocupados en consagrarse a un deber divino que en lo que los golpes de verdad pueden hacer-respondió a su primera insinuación-. En los barrios bajos de Rabanastra... Ahí sí aprendés a sobrevivir-luego lo sopesó. El bangaa le ofreció los derechos de la caza y el compartir la recompensa. No era una mala opción, considerando que se haría con un compañero fuerte y que, quién sabe, podría traerle en la fortuna del camino peleas interesantes. No era una mala opción, no lo era, pero el recuerdo de Joahir y su sonrisa desdeñosa de triunfo aún seguían frescos. "No podés pasarte toda la vida desconfiando de la gente", había dicho su maestro, "... Sin importar las heridas". Un bangaa sabio, el viejo ese, uno de los pocos que había conocido-. Soy Rek...-¡El tabernero! Lo había olvidado. Ese viejo de mirada astuta se había deslizado. ¿Hacia dónde? Encontró una puerta escondida al costado de la barra. Sus finos y bestiales ojos le permitieron discernir sin mucha dificultad los intersticios de la forma, por donde el viento silbaba entre la madera reventada. Después tendrían tiempo para las presentaciones. La única pista fresca sobre el Bandido quería escapárseles.
Rek'thal
Rek'thal


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue8/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (8/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Puño de Muerte
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Yango Razum el Lun Dic 01, 2014 1:40 pm

Alguien del barrio bajo... escuché que los de ese lugar eran un nido de mentecatos y ladrones. Pero este Bangaa era bastante mas respetable. Al poco tiempo me di cuenta que en mi infancia, yo también luché para sobrevivir, ya que la persona a la que llamaba "padre" me abandonó. Al poco tiempo de decirle sobre compartir mitad y mitad, éste me miro con desconfianza, aunque a otro perfectamente le hubiese parecido de lo mas normal, a mi, me ofendio un poco...
-Eh... ¿No confias en mi? Si quieres te entrego los derechos que me dio la liga de taberneros como prueba de confianza... ¿Vale? - Mientras el se trataba de presentar, de pronto, se asombro por algo. El tabernero había desaparecido. El bangaa, al que ahora conocía como Rek, se lanzó por un pasadizo secreto que diviso debajo de la barra del tabernero. En un momento quería avisarle, pero ya era demaisado tarde, el se había ido. Recorde que en una misión anterior, cuando me enfrenté a azul, unos dias antes examine toda la ciudad en busca de pasadizos, y encontré bastantes. Sabía donde llevaba ese pasadizo y entonces salí del bar. Corrí a toda velocidad, sin percatarme que en el camino divise a una figura conocida, pero poco le preste atención. Llegue hasta un callejón sin salida. En ese entonces, busque entre las paredes de ladrillos hasta encontrar una puerta secreta, la abrí y termine en un largo pasadizo de mucho fondo. En ese entonces tomé mi cañon, apunté,  y me quede así,  sin hacer ningún movimiento hasta que el tabernero, o Rek, se presentasen ante mi. La paciencia aquí era clave.
Yango Razum
Yango Razum


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue7/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (7/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Recarga
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Rek'thal el Mar Dic 02, 2014 9:29 am

Debajo de Balfonheim se extendía una telaraña laberíntica de pasadizos y caminos. No debía ser sorpresa. Al fin y al cabo, la ciudad seguía siendo un puerto y sus habitantes seguían siendo marineros, mercantes, piratas, bandidos de islas lejanas que venían a ocultarse por tiempo indefinido de las leyes violadas. Rek'thal caminó con calma, la mano en el Estam y las orejas en punta. Escuchaba a lo lejos el ritmo pausado de una gota en picada y murmullos de insectos enfilados. Las paredes brillaban, hechas de un mineral extraño cuya luz aumentaba al paso de la oscuridad y que dejaba entrever gotas traslúcidas como sudor. Adelante, mucho más adelante, los pasos furtivos del tabernero. Los oía, los percibía casi cual canción.
El pasillo era algo estrecho, acaso este fuera conducto a un refugio, a alguna caverna natural tallada por las erosiones de la tierra en la que esconderse de tormentas o tsunamis. Balfonheim tenía antecedentes de calamidades así. "Qué ganas de hacerme perder el tiempo tienen algunos...", pensó y cuando lo hizo, su pie se hundió más de lo normal. El mecánico click le avisó de su error a tiempo para entender que no debía moverse, pero ya era demasiado tarde. El muro a su derecha se abrió y un espolón de acero escandaloso salió disparado. Mientras, las pisadas del tabernero se alejaban y alejaban...
Rek'thal
Rek'thal


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue8/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (8/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Puño de Muerte
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Yango Razum el Mar Dic 02, 2014 9:24 pm

En ese momoento, vi una figura acercarse rápidamente, era el ta ernero, que, en cuanto me vio, quiso volver atras. Podía perderle, así que lancé un ladrillo hacia sus pies para que tropesase. El tabernero se cayo, y aproveche de tirarle de la ropa para interrogarlo
-Dime todo lo que sepas del bandido quemado o le dire a la liga de taberneros de esto. ¿Sabes lo que te haran? - Mi voz fue calmada en todo momento. Me preguntaba donde estaba Rek, puesto que aun no ha llegado, suponía que se habrá perdido entre tanto pasadizo. Al poco tiempo, el tabernero habló con voz temblorosa:
-B...b...b.. bien... Solo se que se oculta en el muelle tres de los astilleros B. ¡No se nada más! ¡Te lo juro! - Me dijo mientras, como ya tenía la información en mis manos, lo dejé ir. Me dispuse a buscar a Rek por el pasadizo hasta que, en unos metros más, lo escuche, parecía un tipo de mecanismo, cuando llegue al ruido, Rek estaba a punto de ser atravezado por una gigante aguja de acero
-¡CUIDADOOO! - Alcance a decir mientras lo empujé lejos, hacía atras, tirandonos a ambos al suelo. En el proceso, la aguja me había rasgado un poco la cola, algo nada serio, pero al menos Rek estaba a salvo.
-Uff... estuvo bastante cerca, amigo - Dije mientras me limpié un poco del sudor de mi frente. - La próxima vez que utilices tus orejas, asegurate también de usar tus ojos. - Le dije mientras le ayudé a levantarse.
-No te preocupes por el tabernero, le he interrogado. La proxima vez que trabaje con criminales, se la pensara dos veces. - Le dije mientras examinaba el pasillo en donde estabamos.
-Aun hay trampas por aquí, la salida esta próxima. Sigueme con cuidado. - Le dije mientras examinaba el lugar, en ese momento, le saque un poco de conversación.
-Con que te llamas Rek... ¿Eh? Un nombre corto para mi gusto, bueno, Yango tampoco es un nombre muy largo, que digamos - Dije mientras intentaba divisar las trampas antes de llegar a la salida.
Yango Razum
Yango Razum


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue7/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (7/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Recarga
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Rek'thal el Miér Dic 03, 2014 4:22 pm

Aunque no le gustara admitirlo, el artillero le había salvado la vida. Aceptarlo como compañero no fue una mala decisión. El espolón hundió el muro izquierdo y quedó colgando con terrible dureza. El hierro, bastante oxidado, daba nota de la antigüedad que tenía la trampa. Algún mecanismo de seguridad que alguien se había olvidado de desmantelar.
-Supongo que te debo la vida y algo más-dijo, acariciando con la mirada cada centímetro del túnel. Un error había sido más que suficiente y no tenía ganas de hundirse en deudas existenciales-. Rek'thal es mi nombre, pero si te place, podés decirme Rek. Yango, ¿eh? Ese sí es un nombre que no he escuchado en ningún lado.
Finalmente encontraron el exterior. El sol bañaba las fachadas de los edificios pero se perdía entre las sombras del callejón en el que desembocaron. A un costado se entreabría la maltrecha puerta de un restaurante. El olor a pescado agrío y podrido escapaba con horrible facilidad. Pasó una gaviota volando a lo lejos. Rek'thal pensó que jamás volvería a pisar un pie bajo tierra.
-¿Y bien?-le preguntó-¿Qué te dijo el tabernero?
Rek'thal
Rek'thal


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue8/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (8/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Puño de Muerte
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Yango Razum el Jue Dic 04, 2014 3:23 pm

Mientras salíamos del pasadizo, aun con trampas, el me confeso su nombre: Rek'tral. Tal vez el no se confesó bien cuando hablamos, pero dijo que se solo le dijera Rek, pero le contesté:
-Prefiero llamarte Rek'thal. Llamar a las personas por su apodo lo encuentro un poco desubicado - Mientras me decía que mi nombre era un poco frecuente. - Bueno, no todas las personas tenemos el mismo nombre, digamos que el mio es poco comun y ya - Mientras por fin llegamos a la salida, para ser más exactos, afuera de un restaurante. Al salir, el comenzo a decirme
-¿Y bien? - A lo que yo contesté - ¿Y bien que? - Trataba de recordar lo que sea que le dije - ¿Que te dijo el tabernero? - A lo que traté de recordar lo que el me dijo, pero...
-¡Diablos! No otra vez... - Pensé, sin darme cuenta en voz alta. Uno de los grandes defectos que tengo, y de que no me siento nada orgulloso, es que soy bastante olvidadizo. Al poco teimpo, para recordar, me ponia mis dedos en la sien, tapaba mis oidos, me tiraba de las orejas, inclusive trataba de comer la mascada de mi cuello, pero, casi de pronto, revise que en mi brazo, había algo escrito: un tres y un B. Entonces comencé a recordar
-¡Ya lo recordé! ¡El muelle tres de los astilleros B! - Dije mientras golpeaba mis manos en señal de que al fin lo hubiese recordado. Al darme cuenta, tambien me percate de que mi cola empezo a sangrar, probablemente por la aguja de metal que rozo, asi que me detuve y saque de entre todas las cosas de mi mochila, un pequeño botiquín de primeros auxilios, desde ahi, saque vendaje y dije:
-Espera un momento - Mientras vendaba mi cola.
Yango Razum
Yango Razum


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue7/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (7/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Recarga
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Rek'thal el Sáb Dic 06, 2014 8:35 pm

Los astilleros B... Eran uno de los menos visitados, desde que un barco pesquero que transportaba truchas se hundió misteriosamente por la falla de un tripulante desconocido. Balfonheim era un lugar de supersticiones, además de refugio de traficantes. Cuando un barco se hundía, evitaban su locación por un determinado tiempo para evadir al espíritu de la desgracia. Los hombres de mar tendían a adherirse a rajatabla a todas sus creencias. Mejor para ellos, tendrían menos ojos indeseados dando vueltas en su tarea. Yango comenzó a curar su cola, girando una venda de gaza blanca sobre la raspadura sangrante en su cola. Hasta ahora daba la impresión de ser un verdadero artillero: Loco, descuidado, aventurero y sumamente irresponsable. A Rek'thal le agradaba. Englobaba todas las cualidades que un demente debía tener y las englobaba bien, sin caer en la estupidez del inútil o el payaso tedioso que piensa que sus bromas son las respuestas de la vida.
Cuando terminó, se levantó y sacudió sus prendas. Persistía esa mirada infantil que tienen todos los adictos a la pólvora y las explosiones. El cielo le entregaba un decente compañero de peripecias.
-Bueno-dijo, aflorando la sonrisa de excitación-vayamos al muelle. Hay un bandido esperándonos y no lo sabe.
Rek'thal
Rek'thal


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue8/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (8/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Puño de Muerte
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Yango Razum el Dom Dic 07, 2014 10:09 pm

Había un bandido esperándonos y él no lo sabía. Eso me agradaba. Mi cola estaba como nueva y yo al tope. La verdad, desconocía al tipo de bandido que sería este, pero teniendo a alguien quw es bien combatiente cuerpo a cuerpo la verdad me sentía mas aliviado. Si bien soy bueno sin mi cañón, de todos modos agradesco tener mi puntería perfecta a la mano. Poco a poco pasabamos por todos los barrios de Balfoheim, hasta que llegamos al área costera de Balfoheim. El problema de ese lugar era que, si bien, en los, muelles no habían muchas personas, fuera de ellos si habían. Resultaba que había una ceremonia de alabanza a Maduin y Leviathan, los espers protectores del mar. Creo que rezaban por tener buena suerte en la pesca y que el mar les fuera piadoso. Lo entendía, tamnien tenía a mi esper favorito, pero eso eran otras historias aparte. El otro gran problema, era que la entrada a los muelles estaba siendo vigilada por fuardias en todas las entradas. Crei que si hablaba podría decirles del asunto, pero cuando vi que sacaron a patadas a un pesacador al que se le había olvidado algo en el muelle en donde trabajaba, me hacía entender que no estaban abiertos a la charla. Los dos bangaas que estaban vigilando parecían bastante fuertes y no podiamos hacer bulla, menos en un lugar publico, ya que perderíamos el factor sorpresa, antes de darme cuenta, uno de ellos vino casi de inmediato al frsnte mío diciendo:
-¡No me lo puedo creer! ¡Yamgo Razum! Todos en Balamb te creiamos muerto. -Dijo el bangaa rascandose la nuca.
-Ehmm... ¿Hola? -Le dije algo extrañado, recuerdo que todo el curso que estaba conmigo, yo era el unico que sobreviví.
-Vaya, los rumores sobre tu memoria eran ciertos. -No me molestó para nada, pero lo, hubiede dicho con un poco de amabilidad - Kal Abbot, clase C, me cambiaron a clase E por mis bajas calificaciones, pero eso no importa ahora... ¿Tu que haces aquí? - Me dijo con algo de interes mientras le recordaba.
-Olvídalo - Le dije - De todos modos lo que buscamos no esta aquí... -No quería decirles de la misión, de lo contrario, perderíamos el factor sorpresa, algo que no quería en ese momento.
-Bien... fue un gusto volver a verte Yam, y... lamento mucho lo que pasó, fue noticia en todo Balamb. - Mientras se despidió y volvió a su puesto.
-Vayamos a la playa, por aquí no vamos a entrar... - Mientras camine hacia la playa, que, en ese instante, estaba vacía...
Yango Razum
Yango Razum


Estado
Prox. Nivel:
El Bandido Quemado-1 [2/3] Left_bar_bleue7/100El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty_bar_bleue  (7/100)
Habilidades:
Habilidades Hab. Batalla Soporte Reacción
Nivel 1Recarga
Nivel 15
Nivel 25
Nivel 35

Volver arriba Ir abajo

El Bandido Quemado-1 [2/3] Empty Re: El Bandido Quemado-1 [2/3]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.